Wary es mi amor…

La Wary es una gata hermosa, al parecer nebelung, que llegó a mi casa en 2014, luego de ser desechada por dos familias de Santiago.

Su primera vida fue con una familia de Las Condes, quienes la adquirieron en una tienda de mascotas. Con ellos permaneció unos dos años, hasta que se mudaron a los Estados Unidos.

Su segunda vida fue con otra familia de Cerro Navia, a donde llegó como un regalo de la familia anterior, mediante una señora que trabajaba con ellos. La Wary, que en ese entonces se llamaba… ni siquiera tenía nombre, sino que le llamaban «ploma», por su color gris oscuro, vivió con ellos también por un corto tiempo de tres años, hasta que la dueña de casa, la misma que la trajo desde Las Condes a Cerro Navia, decidió deshacerse de ella porque iba a nacer un bebé humano en su casa.

Así fue como «contrató» a Omar, un indigente del lugar para encargarle abandonarla en un sitio vacío en donde se botaba basura. En ese momento mi madre se encontró con Omar, y le preguntó a dónde llevaba a esa gatita, y este respondió con franqueza que lo habían mandado a botarla a la calle.

Sin dudarlo, mi madre se la quitó, con la convicción de que yo podría «ponerla en Facebook», como me dijo ella cuando me la presentó. La idea era protegerla temporalmente, atender su salud, y luego darla en adopción cuando alguien se interesara con ella

¿Qué sucedió con esa idea?

Los amigos que conocen mi actividad quizás ya lo recuerden, pero a los nuevos amigos les contaré en el siguiente artículo. Les invito a compartir esta historia.

Deja un comentario