Categorías
Consejos

Mal aliento en los gatos ¿Por qué huele así mi gato ?

Hoy vamos a hablar de un tema que a más de alguno le ha pasado, en su camino compartiendo con felinos: Por qué puede haber mal aliento en los gatos

La halitosis (mal aliento) es bastante común en gatos y perros, y no es una enfermedad per se, sino más bien un signo (síntoma) a tomar en cuenta, ya que existen enfermedades que cursan con este signo.

Al igual que en los seres humanos, la halitosis en gatos y perros puede ser causada por factores orales o no orales. En la mayoría de los casos, la fuente predominante de la halitosis es dentro de la cavidad oral.

El mal aliento se produce por la fermentación de alimentos, provocada por el metabolismo bacteriano (es decir, las bacterias dentro de la boca son quienes degradan restos de alimentos). Esto ocasiona que existan sustancias que dañen la estructura dental y eso lleva a patologías tales como enfermedad periodontal.

Entonces, pueden producirse ciertas condiciones tales como Gingivitis, en la cual por acumulación de sarro en los dientes causa una placa que daña la gingiva (la parte rosada que se ve sobre los dientes) y puede llegar a provocar daño en los dientes (ligamento periodontal, cemento, en incluso el hueso alveolar).

Otra causa de mal aliento (y que es una condición algo más grave) son las úlceras orales, las que son pequeñas llagas que aparecen en la lengua, paladar duro, mandíbula o nariz, y que pueden ser resultado tanto del daño causado por un virus que produce enfermedad respiratoria, llamado calicivirus, o por el deterioro de la salud renal (insuficiencia renal aguda o crónica reactivada).

Nombramos anteriormente la “enfermedad periodontal”, la que cursa con varias patologías que podrían explicarse como el estado posterior a la aparición de placas de sarro en los dientes, y se da con mayor frecuencia en animales más viejos.

Si bien es cierto, algunas condiciones de las que hemos hablado deben ser tratadas con guía de un Médico Veterinario, hay prácticas de manejo y alimentación que podemos realizar en casa con el objetivo de minimizar la formación de placa y sarro o ayudar en su eliminación. Entre estos manejos se incluyen la frecuencia de cepillado dental (lo cual debe acostumbrarse desde pequeño, de manera de facilitar su realización), la frecuencia de acceso a juguetes masticables y/o galletas y el tipo de dieta con la que se alimenta (sean las sobras de comida o alimentos comerciales).

El cepillado de dientes o los juguetes masticables son la manera más eficiente de eliminar el sarro, a través de la abrasión mecánica que producen. Los agentes químicos tales como enjuagues, pastas, y los aerosoles también pueden ser útiles, pero no sustituirán la abrasión necesaria, sino que la complementan y potencian.

Otro punto a tomar en cuenta es la forma de los alimentos, la cual  se ha visto implicada como un factor de riesgo potencial en el desarrollo de enfermedad dental en gatos y perros. Estudios han revelado que aquellos animales alimentados exclusivamente con dietas blandas (húmedas) desarrollaron signos clínicos antes que aquellos alimentados con dietas secas (pellets). Y ¿por qué ocurre esto? Por lo que explicábamos de la abrasión: el pellet permite que el gato mastique, mientras que con las latas húmedas solo tragan y es más factible que queden restos de alimentos entre los dientes. Sin embargo, solo la forma del alimento no protege completamente del acumulo de sarro.

Como vemos, hay algunas cosas que podemos realizar en casa, de manera de mantener una buena salud oral en nuestros compañeros, sin olvidar, que las visitas regulares con su Médico Veterinario de confianza son siempre necesarias.

Por Paulina Bahamonde